Abucaman participa en el programa de Toledo-Educa 2017-2018 del Excmo Ayuntamiento de Toledo a través de la Concejalía de Bienestar Social e Igualdad. La oferta de ABUCAMAN va dirgida a los Centros de Educación Primaria, con la impartición de diversos talleres destinados a la prevención de trastorno de la conducta alimentaria. Las actividades se adecuarán al alumnado con necesidades educativas especiales en caso de ser necesario. Los centros escolares deberán elegir un único taller por aula entre los siguientes talleres ofertados:

1. TALLER DE AUTOESTIMA.
El objetivo del taller serán que el alumnado participante sepa cómo aumentar su autoestima y que conozcan las consecuencias de no tener una autoestima alta.
2. TALLER ASERTIVIDAD.
El objetivo del taller será que el alumnado participante aprenda a defender y valorar sus derechos de manera respetuosa, decir lo que piensan, sienten y quieren a los demás.
3. TALLER DE INSATISFACCIÓN CORPORAL.
El objetivo del taller serán dotar al a alumnado de información apropiada sobre lo que es un cuerpo perfecto, dotarles de información, y pautas para la llegada de los cambios corporales que ayuden a enfrentarse al comienzo de la madurez y las responsabilidades asociadas a la edad. Así mismo, se pretende fomentar una opinión crítica al modelo de belleza, dando una visión más realista del cuerpo. Alumnado destinatario: 5º -6º Educación Primaria

 

Ver detalle del Programa Toledo Educa

El Colegio de Farmacéuticos de , en colaboración con la  y Enfermos de los Trastornos de la Conducta Alimentaria ‘San José’ de Castilla-La Mancha, ABUCAMAN, pondrá en marcha la campaña ‘Información, Prevención y Detección en la Oficina de Farmacia de los Trastornos de la Conducta Alimentaria’, cuyo objetivo es contribuir a la difusión de todos los aspectos relacionados con estos trastornos para favorecer su detección temprana.

Ver artículo completo 

“ De nuevo el fantasma de la anorexia”

El fantasma de la anorexia sobrevuela otra vez la 45ª edición de Cibeles. Un prestigioso hospital de Londres analiza la enfermedad por dentro.

Patricia Ortega Dolz- Londres- 11/02/2007

Querida Anorexia, gracias por ser tan buena amiga. Siempre estás ahí cuando te necesito, puedo fiarme totalmente de ti y sé que estás a mi lado en cada situación… Teniéndote en mi vida tengo control sobre todo. No me tengo que preocupar de nada -nada me puede tocar mientras estés conmigo-, me proporcionas un sentimiento de logro. No todo el mundo puede tener la fuerza de voluntad para permitirse una amiga como tú. Tienes la habilidad de hacerme sentir poderosa, única y especial… Siendo amigas me siento segura y a salvo y no tengo que hacerme responsable de mi vida… pensar en la vida sin ti me asusta. Si no te tuviera como amiga dejarías un gran agujero negro. Amor. S».

¿Qué pasa en esa cabecita? Esa es la cuestión, que diría el Hamlet de Shakespeare. Se trata de una de las miles de cartas que escriben (como parte de su terapia) las chicas tratadas en el Maudsley Hospital de Londres, un hospital puntero en el mundo en el tratamiento y la investigación de los trastornos de la conducta alimentaria.

Se encuentra dentro de la red de la Seguridad Social y abarca a toda la población del Sur de la capital inglesa. Logra atender a 500 adolescentes y adultas al año. Aunque otras tantas, como mínimo, están en lista de espera. Sin embargo, desde allí se gestiona y coordina todo un sistema de atención a personas con trastornos alimentarios que abarca tres centros: uno de ingreso donde las chicas permanecen internadas en régimen de semilibertad, otro de día y un centro ambulatorio.

«¿Qué pasa en esa cabecita?», repite Janet Treasure, Catedrática de Psiquiatría y a la cabeza de toda esa organización hospitalaria. «Normalmente, muchas cosas, ya que la anorexia es una enfermedad multifactorial con componentes genéticos, biológicos, psicológicos y sociales. Lo que tratamos de buscar es el detonante para afrontar mejor el tratamiento. Además de las predisposiciones biogenéticas y de los factores de riesgo, la anorexia es la consecuencia de algo, de un momento de desbordamiento emocional, de una sensación de pérdida de control sobre algo en un momento de la vida de la paciente. Y, paradójicamente, la enfermedad acaba siendo su manera o su herramienta para sentir que mantiene el control sobre su vida», explica.

«De pronto, a los 15 años me cambiaron de colegio. Era un centro con un sistema educativo distinto y pasé de ser la primera de la clase a ser de las últimas, de hacerlo todo perfecto a suspender». Violeta tiene ahora 30 años y sitúa en ese momento de su vida el origen de su anorexia. «Dejé de controlar mi vida y lo único que podía controlar era mi cuerpo y, encima, al principio tenía éxito: «qué guapa», «qué delgada» y esas cosas que dice la gente… Pero al final, pese al apoyo de mis padres, estaba totalmente aislada y sola. Hasta tercero de Biológicas y gracias a dos amigas no descubrí que el mundo podía ser otra cosa y empecé a ponerme bien», cuenta. Sin dejar de añadir: «Nunca voy a estar curada del todo. Todavía si estoy de bajón me da por verme gorda: conecto el chip. Es como si tuviera automatizada esa manera de solucionar mis problemas».

«Cada vez sabemos más cosas acerca de cómo funcionan las mentes de nuestras pacientes, como por ejemplo que tienden a fijarse en los detalles desligándolos del contexto, del lugar en el que están integrados. Este tipo de análisis nos ayuda a mejorar los tratamientos», comenta en los escasos minutos que tiene libres Janet Treasure, investigadora veterana de estos temas que no se cansa de ensayar nuevas posibilidades y análisis.

Parte de su gran éxito, acreditado en los más de 20 folios de importantes publicaciones que incluye su currículum, radica en que sus propias pacientes son invitadas a colaborar en sus investigaciones con el fin de mejorar la asistencia del servicio. Y, en la mayoría de los casos, acceden.

En estos momentos realiza una interesante investigación genética de escala internacional con dos pacientes gemelas con anorexia. Aún no hay resultados.

En España, donde se calcula que el 4% de las adolescentes padece un trastorno de la conducta alimentaria, la mayoría de las pacientes son derivadas a las unidades de psiquiatría de los hospitales, junto con los pacientes con depresión severa y psicosis. «A diferencia de Londres, el único lugar en el que hay una atención más especializada es en el Hospital de Ciudad Real. Y salirte del sistema público puede suponer entre 6.000 y 8.000 euros al mes», dice Mari Carmen González, presidenta de ADANER, una asociación para el tratamiento de la Anorexia y la Bulimia. Sólo el Maudsley Hospital cuenta con nueve psicólogos con diferentes estrategias de tratamiento.

Estas cartas muestran algunos de los rasgos característicos de la enfermedad. La anorexia les ayuda a no sentir («…nada me puede tocar mientras estés conmigo…»), a evitar el sufrimiento que ocasiona la sensación de descontrol en personas que además se suelen caracterizar por ser exigentes y perfeccionistas. Por eso se convierte en su aliada («…Gracias por ser tan buena amiga. Siempre estás ahí cuando te necesito…»). Es una manera de bloquear las emociones que no saben gestionar. Por eso es una tontería decirles «come y te arreglas». No, porque la anorexia es la consecuencia, la excusa para evitar algo, la perversa herramienta para sentir que no han perdido el control de la situación. Su instrumento. De ahí que digan que les da seguridad («…Siendo amigas me siento segura y a salvo…»), comenta la doctora Ana Rosa Sepúlveda, una psicóloga investigadora española que forma parte de equipo de Treasure con una beca de investigación MEC/Fullbright.

«Hay que averiguar qué función tiene el trastorno alimentario en su vida. Normalmente, lo entienden como una superación, porque conseguir dominar el alimento hasta el punto de no necesitarlo implica estar muy por encima de las necesidades de la mayoría. De ahí que hablen de esa sensación de logro (‘…me proporcionas un sentimiento de logro…’)», explica Michael Rooney, psicólogo coordinador de la Unidad de TCA en el Maudsley Hospital.

Carolina López, otra joven psicóloga clínica de origen chileno, investiga el aspecto cognitivo de las enfermas. Concretamente lo que se llama «coherencia central», que tiene que ver con la capacidad de integrar la información en el contexto frente al conocimiento local o de detalle. Para ello está profundizando en una línea que se apuntó hace pocos años en Noruega, donde se hizo un estudio longitudinal de 10 años con 51 personas con anorexia nerviosa y se concluyó que su perfil cognitivo se parecía mucho al de las personas con autismo (buen procesamiento de detalle y dificultades para el pensamiento global). Por esa razón aplica a sus pacientes una serie de pruebas que antes sólo se utilizaban en autistas.Las personas con anorexia nerviosa, al igual que las que sufren autismo, suelen tener la tendencia espontánea de procesar la información en detalles y menos de forma integrada.

«Eso podría explicar la tendencia al perfeccionismo, la fijación con determinadas partes del cuerpo, la obsesión con algunos alimentos o con ciertos aspectos nutricionales como las calorías», explica López.

Uno de las pruebas que realiza en su estudio para analizar el proceso cognitivo consiste en mostrarle un dibujo geométrico relativamente complejo a la paciente durante unos minutos y, a continuación, pedirle que reproduzca lo que sea capaz de recordar. Casi todas las pacientes comienzan por un detalle y sobre él intentan construir el dibujo completo, en lugar de dibujar primero la figura general y luego entrar en las líneas de detalle. Otra prueba consiste en mostrarles una imagen con doble sentido, que según se mire puede ser dos cosas. Por regla general, sólo ven una.

«El salto del conocimiento de detalle al conocimiento integrado, propio de los adultos, se produce en la adolescencia, precisamente la etapa en la que la mayor parte de las pacientes desarrollan la enfermedad. El individuo entra en estado de estrés y cualquier cosa puede producir una alteración que interfiera en el desarrollo cognitivo normal», agrega esta psicóloga.

La parte del tratamiento consiste en mostrarles cómo afecta esta manera de entender o de percibir el mundo a su manera de vivir, es una forma de hacerlas conscientes de sus vicios mentales, de que descubran su proceso cognitivo para que se entiendan mejor, lo dominen e intenten esforzarse en hacerse otro tipo de planteamientos que las ayuden a vivir mejor. Se llama terapia de «remediación cognitiva» e inicialmente fue utilizada con pacientes que sufrían esquizofrenia y, ahora, ha sido adaptada para personas con trastornos de la conducta alimentaria.

La ventaja de esta fórmula de test de cara a las pacientes es que no tiene nada que ver con emociones, algo que les cuesta muchísimo expresar porque ellas mismas las reprimen. «Intentan inhibirlas hasta el punto de ser casi impermeables. Por eso esta fórmula les resulta distinta y hasta divertida. No tienen que volver a contar el rollo de la relación que tienen con la comida, o con sus padres o con su vida (la mayoría de ellas ha pasado ya por más de un psicólogo), ni a mentir (otra de sus mejores cualidades). Basta con que hagan los ejercicios que, dado su carácter mercadamente metódico, es algo con lo que se sienten cómodas», señala López.

– ¿Lo he hecho bien? ¿qué significan esos resultados?, pregunta una joven de 20 años después de hacer la retahíla de pruebas en la consulta.

-Aquí no hay ni bueno ni malo. Estamos analizando cómo piensas. Luego, contigo, analizaremos cómo se relaciona con tu vida. Y, si concluimos que esa manera de enfocar no favorece a tu vida, ensayaremos otras estrategias, le explica López, que a continuación desarrolla el significado de cada prueba.

La chica se ríe, sale contenta y añade que se lo ha pasado bien. Desde ese momento, es consciente de qué es lo que se tiene que trabajar y por qué. Los primeros cambios a veces empiezan por cosas tan sencillas como cambiar de ropa (suelen repetir su indumentaria), cambiar los programas de televisión que ven…y, poco a poco, descubrirles y que descubran que hay otras maneras de vivir.

«Es importante sacarlas antes de los tres años de enfermedad, porque después hay que luchar también contra un sistema biológico trastornado. Por ejemplo, la interrupción de la menstruación es algo que genera multitud de desarreglos de todo tipo, altera profundamente su sistema hormonal», comenta Sepúlveda. «Otro aspecto importante es hacerlas responsables. Tienen que asumir su responsabilidad para que curarse sea también su éxito. De hecho, una de las cosas que se enseña a los familiares en los talleres es a no ser sobreprotectores. No se trata de aleccionarlas ni de culpabilizarlas sino de hacerlas conscientes de su realidad, la que no ven. Por eso aquí, las enfermeras, que son las que más tiempo pasan con ellas en el proceso hospitalario, están instruidas en psicología».

«Se sienten fatal. No desean nada. Su manera de ver el mundo es muy maniquea: todo está muy bien o muy mal. No saben cómo pedir ayuda», comenta Gill Todd, enfermera jefe en trastornos alimentarios. «A veces reclaman toda tu atención y otras se encierran en su prisión. Mi trabajo consiste en ganarme su confianza para ayudarlas a expresar sus emociones y esquivar su tendencia a hablar de comida».

El último proyecto piloto ya en marcha en el Maudsley Hospital se centra en las familias de las pacientes. Ha surgido a raíz de una evidencia: las pacientes salían bien del hospital y recaían, en muchos casos, al volver a sus casas. Con lo que el problema persistía y podía llegar a cronificarse. Así que se ha planificado una intervención que intenta «entrenar» a los padres y familiares que desean aprender cómo tratar a sus enfermas. El resultado es talleres nocturnos semanales. Padres, madres, hermanos, novios… plantean sus dudas sobre como actuar ante las reacciones de sus hijas, hermanas o novias enfermas. Los resultados están siendo muy prometedores y la finalidad de todos estos tratamientos es que las pacientes se vayan escribiendo otra carta:                                                                    

                                                                

«Esta carta es muy difícil de escribir. Has sido una amiga tan íntima que es difícil dirigirme a ti como enemiga. Hemos estado juntas más tiempo de lo que pensaba y ahora me he dado cuenta de que me estás destruyendo. Me hiciste sentir poderosa y en control, pero sólo cuando era demasiado tarde me di cuenta de que eras tú la que tenías siempre el control y aún no quieres dejarme ir. Estas últimas semanas he sido capaz de reducir tu poder aunque no mucho, y cuando tengo un día malo apareces de repente… Algunos días no podía encontrar las fuerzas para salir de la cama o vestirme. Me hiciste quedar dormida y perder clase hasta que estaba muy por detrás… y cuando iba no podía concentrarme porque tú ocupabas cada pensamiento… y cuando logré por fin escuchar me hiciste olvidar enseguida… tu presencia en mi vida me da dedos y labios fríos y azules, palpitaciones y ha parado mis periodos. Me has llevado también a aislarme, impidiéndome salir, obligándome a dejar la universidad, dañar a los que quiero y destruido mi confianza y autoestima, al igual que me recuerdas continuamente lo grande y descontrolada que estoy. Me haces sentir asquerosa y odiar mi apariencia… En otras palabras, no me dejas vivir mi vida, me haces temer el futuro y me hablas de la seguridad que proporcionas. Sé que ya no puedo tenerte como amiga. Eres la amiga más peligrosa que jamás he tenido«.

ManchaT, el programa de Responsabilidad Social Corporativa de Radiotelevisión de Castilla-La Mancha, presta su apoyo a la Asociación de Familiares y Enfermos de los Trastornos de la Conducta Alimentaria de Castilla-La Mancha, ABUCAMAN, durante el mes de Enero. Nos acompaña Concepción García, Presidenta de ABUCAMAN. Emitido en Castilla-La Mancha Televisión el 27.01.2016. Castilla-La Mancha en el Corazón.

Aqui os presentamos la entrevista a nuestra presidenta Concepción Garcia el paso dia 28 de Enero de 2016  .

Pincha en el enlace AQUI

 

 

ManchaT, es un programa de Castilla la Mancha Media sobre Responsabilidad Social Corporativa. Este programa realiza campañas de promoción y concienciación sobre distintos temas de caracter social. En esta ocación ABUCAMAN ha participado  en distintos talleres de asertividad y en la campaña de » Quererse está de moda»  amadrinada por la popular presentadora Cristina Pedroche y que comenzó el 23 de septiembre de 2016 en el Centro Comercial de la Luz del Tajo de Toledo.

Miráte al Espejo y Quiérete

Cristina Pedroche, repartiendo espejos.

 

Las webs que fomentan la anorexia son legales en España

Se denominan webs ‘Pro-Ana’ y ‘Pro-Mía‘ y ofrecen consejos, dietas o ejercicios – algunos muy extremos – con los que perder peso rápidamente. En Francia estas páginas son ilegales y en Italia acaban de presentar un proyecto de ley para prohibirlas. En España, varias asociaciones piden al Gobierno que las penalice.

 ana1

Nadia tiene 14 años. Quienes la conocen aseguran que era una chica abierta y sociable hasta que el pasado enero comenzó a mostrarse continuamente enfadada e irascible. En sólo dos meses había perdido 14 kilos. «Su carácter cambió notablemente, cada vez quería menos cantidad de comida… Empecé a preguntar a sus amigas y me confirmaron que daba su desayuno en el instituto a otra niña, o bien lo tiraba, hasta que llegó un día en el que encontré un vómito en el baño», relata Lidia Amella, su madre. «En una ocasión en la que estaba probándose ropa para una función del instituto, lloraba sentada en el suelo y frente al espejo exclamando que no le gustaba lo que veía». Fue en ese momento cuando esta madre decidió tomar cartas en el asunto. Llevó a su hija a un centro médico donde comenzó un tratamiento. Pronto fue ingresada. Tras 50 días en una unidad de trastornos alimenticios, Nadia ha recibido el alta hospitalaria, aunque sigue acudiendo al psicológico cada semana y está esperando a que haya plazas en un hospital de día. «Antes de ingresar yo hablaba con ella y quería comprender por qué había llegado ahí, y tras varias preguntas me dijo que había buscado en internet ‘cómo vomitar fácilmente’. Cuando entré y leí las cuatro primeras líneas me asusté como nunca, me escandalicé, lloré. Toda yo temblaba de horror sólo pensando en hasta dónde había leído mi hija».

Las páginas en las que Nadia encontraba ‘trucos’ para perder kilos son las llamadas ‘Pro-Ana’ (proanorexia) y ‘Pro-Mía’ (probulimia). De hecho, la Red está plagada de este tipo de publicaciones. Indignada, Amella decidió abrir una petición en Change.org (que cuenta ya con cerca de 4.000 firmas) pidiendo al ministerio de Justicia y Sanidad que las regule. La demanda de esta madre no es nueva, varios organismos llevan tiempo pidiendo al Gobierno que tome medidas.

«Nosotros llevamos años trabajando en el tema y pidiendo una regulación», asegura Guillermo Cánovas, presidente de la asociación Protégeles. « Con la ley en la mano no podemos cerrar estas páginas, pero hemos conseguido, gracias a la colaboración de los servidores donde están alojadas, que unas 500 hayan sido eliminadas,

 

ana2

 DIETAS, CONSEJOS, AUTOAGRESIONES…

«Porque la comida es como el arte, existe sólo para mirarla». «Si algo se te antoja y no te puedes resistir, mastícalo y luego escúpelo». «Come hielo si sientes mucha hambre». «Si quieres comer, coge fotos de gente que admiras por estar delgada y mírate en el espejo, compárate, busca siete errores en tu cuerpo».

Afirmaciones de este calibre se pueden encontrar en estas webs, donde las blogueras ofrecen asesoramiento para adelgazar y llegar a ser ‘princesas’ (así se denominan entre ellas cuando consiguen su objetivo de perder kilos). Las páginas cuentan además con un sinfín de símbolos, eslóganes e iconografías surgidos alrededor de este mundillo. Así, es común encontrar en ellas lazos blancos virtuales o mensajes que animan a llevar pulseras rojas (Pro-Ana) y moradas o negras (Pro-Mía) para reconocerse unas a otras en cualquier lugar. Todas ellas son ilustradas además con fotos ‘thinspiration’ (del inglés, inspiración de delgadez), que promueven un ideal de belleza de aspecto frágil, con mujeres escualidas, vestidos vaporosos, mariposas, coronas de flores…

«Se da una jerarquía muy fuerte en estas páginas. En lo más alto están las ‘Anas’ [anoréxicas] restrictivas y en lo más bajo las ‘Mías’, las bulímicas. Las que están arriba denominan a las de abajo con términos despectivos como ‘cerdas’, y éstas aceptan ese trato porque su objetivo es conseguir que una ‘Ana’ restrictiva las ayude a dejar de comer porque la que no come es la reina», señala Cánovas. «Ellas consideran que lo que hacen es un estilo de vida que consigue llevarlas hacia la perfección. Las relaciones que establecen son además extremadamente falsas, diciendo que se quieren mucho, pero raramente se ayudan entre ellas».

ana3

Laura Kohlgrüber (el nombre es un seudónimo) es la responsable de uno de estos blogs. Tiene 26 años y lleva desde 2008 recopilando en su web dietas que prometen, por ejemplo, adelgazar cuatro kilos en tres días. Ella misma actúa como ‘conejillo de indias’, probando los ‘consejos’ que ofrece, y asegura haber pasado de los 80 a los 50 kilos en el tiempo que lleva con la página.

En un correo electrónico a HojaDeRouter.com, reconoce que a menudo recibe comentarios críticos, pero asegura no sentirse afectada porque «están hechos sin fundamento». «Son personas que no han leído el blog y atacan pensando que mi intención es inducir a la anorexia y la bulimia, lo cual es 100% falso», subraya.

Para Kohlgrüber, su página sólo está mostrando su «estilo de vida». «No pretendemos por ningún motivo cambiar la mentalidad de los demás. Desde casa, los padres están en la obligación de explicarles a sus hijos lo bueno y lo malo, lo cual servirá de base para las malas o buenas decisiones que tomen en su vida. No pueden echar la culpa a los blogs y otros contenidos de la Red de los problemas que en realidad se encuentran en entornos más cercanos como el hogar o la escuela».

En este sentido, Lidia Amella admite que, antes de llegar a esas webs, su hija «tenía que estar empezando a tener un problema». Sin embargo, opina que éstas ayudaron a «dar el empujón definitivo». «Mi hija ha llegado mucho más rápidamente y arraigadamente a la anorexia consultando estas páginas», lamenta.

ana4

De hecho, los médicos comenzaron a tener conocimiento de este tipo de publicaciones al percibir que pacientes que se encontraban en fases iniciales del trastorno alimentario conocían «trucos» propios de enfermas crónicas. «De esta forma consiguen acelerar el descenso ponderal, tanto mediante la restricción alimentaria como con el ejercicio físico y conductas purgativas», comenta Eva Lago, responsable de un estudio en torno a estas webs elaborado por laUnidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Universitario Son Espases. «En estas páginas se promueven las denominadas «carreras de kilos», que son campeonatos para adelgazar, y de esta forma se motivan unas a otras para la pérdida de peso. Asimismo, el hecho de que las pacientes con anorexia o bulimia nerviosa consulten estas páginas nos da una idea del grado de obsesividad de las mismas y de la baja autoconciencia que tienen del trastorno».

Aparte de la simbología, los consejos y las dietas, entre los contenidos más duros de estos ‘sites’ figuran las técnicas autoagresivas a las que denominan «Pro-Si» (pro- selfinjury) con las que«enseñan» a los usuarios a infringirse diversos grados de dolor con el objetivo de «quemar calorías» y «reforzar el autocontrol». Asimismo, cuentan con una sección donde se intercambian nombres de medicamentos, diuréticos, adelgazantes… Se fomenta además el empleo de cocaína para disminuir y controlar el apetito, así como las anfetaminas, el tabaco, el alcohol o el éxtasis.

ana5

Sin embargo, pese a la dureza de algunos temas, hay investigaciones que aseguran que estas páginas pueden tener un lado positivo: ayudan a estudiar el comportamiento de las usuarias y las hacen sentir que forman parte de una comunidad. Estas conclusiones han sido bastante controvertidas y varios médicos y expertos se muestran totalmente contrarios. «Es un problema y no se puede ver como una ventaja ni un aspecto positivo», afirma tajante Cánovas. «Gracias a esas comunidades se refuerza la enfermedad. Hasta ahora se conocían en un hospital, con una bata blanca y rodeadas de médicos. Ahora, en internet, establecen contacto las unas con otras al margen de la salud, se refuerza la idea de que es una opción de vida. Ese contacto a través de internet es brutal, de hecho lo primero que se hace en una terapia es impedir el acceso a esas páginas«.

De la misma opinión es la doctora Lago, que afirma que encontrar apoyo en internet «puede ayudar a mantener y cronificar más el trastorno, manteniéndose oculto en muchas ocasiones y postergando su tratamiento».

ana7

 

LA AUDIENCIA

Según datos de la Agencia de Calidad de Internet (IQUA)el 75% de los usuarios de estas páginas son menores de edad y el 80% son chicas. Además, según una encuesta realizada por Protégeles, publicada en diciembre de 2007 y realizada a menores con edades comprendidas entre 8 y 17 años, el 17% de los menores que usaban internet visitaban páginas ‘Pro-Ana’ y ‘Pro-Mía’ y el 26,2% de chicas y el 15% de los chicos accedían a ellas para perder peso.

«El grueso de las que visitan esas páginas son niñas de 14 a 16 años que están en un momento de desarrollo que son especialmente vulnerables a lo que hacen y dicen otras personas, sobre todo de su edad», reflexiona Cánovas.

Desde el año 2005, el Defensor del Menor junto con los responsables de Protégeles denuncian su existencia. En España, estas páginas son legales. Su contenido no vulnera el Código Penal vigente, lo que hace más difícil su cierre, que depende directamente de la «buena voluntad» de los portales de alojamiento. A raíz de la petición en Change.org, este medio se ha puesto en contacto con los ministerios de Justicia y Sanidad para conocer si hay algún plan en marcha para ilegalizarlas, pero no ha obtenido ninguna respuesta.

Por el contrario, en Francia sí existe una regulación en torno a ‘Pro-Ana’ y ‘Pro-Mía’. Desde 2008, los responsables de estas páginas pueden llegar a enfrentarse a tres años de cárcel y una multa de hasta 30.000 euros. Asimismo, en Italia se acaba de abrir el debate con la presentación de un proyecto de ley que prevé hasta dos años de cárcel y multas de entre 10.000 y 100.000 euros para quien instigue a la anorexia o la bulimia.

Los expertos aseguran que, en nuestro país, por cada página que se cierra se abren cinco nuevas. «Estamos delante de un fenómeno imparable si no se realiza mayor presión para que nuestro Gobierno reforme el actual Código Penal y podamos contar con amparo legal que permita actuar judicialmente contra los responsables de estas webs», subraya Lago.

Por su parte, Cánovas lamenta: «No se puede acabar con estas páginas porque van buscando servidores distintos. Es una guerra diaria, pero tenemos que tener muy claro que es un contenido perjudicial para los menores, que se tiene que ilegalizar. Al igual que la apología del racismo o la xenofobia, la incitación de estas enfermedades debe estar tipificado también para que podamos actuar».

——————————–

Las imágenes de este artículo proceden, por orden de aparición, de LuaxanChange.org, una captura de la web de Pro-Ana, Benjamin Watson y Myriam Sanchez Foseca (y 2

 

 

El pasado 25 de Junio  la escuela de música y danza MEREVEL de Toledo ha colaborado por segundo año consecutivo con Abucaman con un magnífico festival de música y danza en beneficio de nuestra asociación y con el fin de recaudar fondos para continuar con la labor de ayuda a las los enfermos y familiares de los trastornos de la conducta alimentaria.

Momento del espectáculo de Merevel

Momento del espectáculo de Merevel

El espectáculo, que tuvo como escenario  el Teatro Jacinto de Rojas de Toledo, disfrutó de un magnifico ambiente en donde pudimos admirar el talento de jóvenes de muy variadas edades interpretando durante tres horas,  ritmos y coreografías que fueron desde la danza clásica y  flamenco, hasta la fusión de ritmos de salsa con hip-hop.

MEREVEL, es una escuela de música y danza especializada en todo tipo de disciplinas y cuya experiencia se extiende desde hace mas de 20 años, contando con profesores cualificados que han ido adaptando a los tiempos modernos la danza, añadiendo disciplinas contemporáneas.  Ver video

Desde aquí agradecemos de todo corazón a MEREVEL, a sus profesores, alumnos y a sus directoras Vanesa y Gema por su ayuda desinteresada en favor de la lucha contra los trastornos de la conducta alimentaria que tanto daño esta causando a nuestros jóvenes. También agradecer el apoyo que todos los años nos ofrece la Organización del Teatro Jacinto de Rojas de Toledo por cedernos gratuitamente este magnifico entorno escénico.

GRACIAS A TODOS

ABUCAMAN

 

 

terapia_de_grupoABUCAMAN,  organiza como medida de ayuda a los padres o familiares de afectados por algún trastornos de la conducta alimentaria un « grupo de terapia» dirigido y asesorado por personal especialidado en psicologia y nutrición.

El grupo, comenzará a partir del próximo martes 15 de abril y una vez cada semana según programa. La duración será de 19 a 20:30 h y podrán asistir todas aquellas personas que lo necesiten siendo el mismo de caracter gratuito.

Si deseas asistir, puedes ponerte en contacto con nosotros en cualquier momento.

ABUCAMAN dentro de su programa «Se tu mismo» de prevención de los trastornos de la conducta alimentaria ofreció una charla informativa y un taller de autoestima a los padres y alumnos de primaria del Colegio Público «Sagrado Corazón» de Campo de Criptana ( Ciudad Real) 

La presidenta de Abucaman, Concepción Garcia en la charla informativa a los padres de los alumnos de primaria

 
 
 
Ver árticulo completo

Eventos

No hay nuevos eventos.

Blog de Actualidad

Llámanos

  

 925 25 48 47



       

Castilla la Mancha



Cálcula el I.M.C

Indice de Masa Corporal



[ Ver tabla de IMC »]

Login


Warning: sizeof(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/15/d513891200/htdocs/wordpress/wp-content/plugins/sidebar-login/includes/class-sidebar-login-widget.php on line 213